Nuestros valores y objetivos

Desde su nacimiento en 2009, en El Amasadero hemos ido afianzándonos como un proyecto empresarial de base tecnológica que ha querido mantenerse ligado a su lugar de origen, en Alhaurín El Grande, Málaga, con la conciencia de que la manera de producir influye en los resultados y tiene un impacto en el entorno. Hablamos de una comarca, la del Valle de Guadarhorce, que tiene en su huerta y la actividad agrícola una de sus bases socioeconómicas más robustas.

CERCANÍA

En esa convicción nos esforzamos en mantener los vínculos con la comunidad con la que trabajamos. Tratamos de ofrecer productos autóctonos para darlos a conocer más allá de Málaga y Andalucía, y priorizamos materias primas y proveedores de proximidad. Esta manera de operar queremos trasladarla también al ámbito tecnológico, para lo que buscamos soporte en empresas más pequeñas que puedan suponer una alternativa a gigantes como Amazon o Google.

VALOR SOCIAL

En El Amasadero creemos que la alimentación, una buena alimentación, es importante. Por salud, y también por lo que la cocina representa en nuestras relaciones, por su valor social. Porque preparar la comida y compartirla propicia espacios de calidad en las familias y abre un diálogo entre generaciones que nos ayuda a entender mejor a quienes nos precedieron. Por eso defendemos el recetario tradicional, que nos muestra la relación de las personas con su tierra a través de los años. Pero entendemos los tiempos acelerados en los que vivimos y sus urgencias, que a veces nos obligan a buscar atajos para llegar a todo, y apostamos por encontrar un equilibrio: que nuestra alimentación no pague el ahorro de tiempo, gracias a productos de calidad que nos hacen la vida más fácil.

RESPONSABILIDAD AMBIENTAL

Estas premisas conllevan también una responsabilidad con el medio ambiente: Apostamos por la agricultura ecológica siempre que es posible y elegimos los ingredientes más naturales, con la menor manufactura. Además, desde nuestro nacimiento hasta hoy estamos intentando minorar nuestro impacto ambiental, lo que nos lleva a buscar mejoras en nuestros procesos y nuestro empaquetado. Para hacerlo, estamos investigando materiales compostables que nos permitan reducir el uso de plásticos, de los que todavía dependemos para el envasado.

PROYECCIÓN

Con una experiencia de más de una década y una clara vocación de compartir conocimiento, nuestra ambición es poder aprovechar este bagaje y ofrecer nuestra empresa como referencia y base para el aprendizaje del negocio tecnológico, haciendo de ella un punto de partida para el desarrollo profesional de la comunidad educativa en el Valle del Guadalhorce.