<- Especias
Nuez moscada - 30 g

Nuez moscada - 30 g

El Amasadero Valoraciones con ekomi.es
Código de producto: 951
2,30 €
En stock: si

En un ejercicio improbable de sinestesia –ya saben, esa cualidad que permite experimentar sensaciones propias de otro sentido–, la nuez moscada sabría al color naranja o al blanco. Naranja, porque esta especia hiperaromática “casa” como pocas con la calabaza, la zanahoria o el boniato, y blanco, porque forma pareja de hecho en gastronomía con una salsa de esa tonalidad: la bechamel.

Pero no es necesario recurrir a piruetas sensoriales para desentrañar las múltiples utilidades que tiene este condimento, originario de un archipiélago indonesio, las Molucas, conocido como las Islas de las Especias, y que comparte procedencia con el macis, otro aromático que se obtiene de la misma planta.

En un ris ras

Por la evanescencia de su aroma, conviene conservar la nuez entera y rallarla justo antes de emplearla para dar personalidad a un sinfín de preparaciones. En dulce, combinada con canela y jengibre, hace combo como aderezo de un crumble de manzana, unos mince pies –esos pastelillos ingleses rellenos de frutas tan característicos de la Navidad– o una tarta de zanahoria, donde puede añadirse, al gusto, clavo de olor o pimientas.

Un toque o dos de rallador bastarán para alegrar cualquier gratén con la susodicha salsa, que va perfecta con coliflor, repollo o endivias. ¿En una lasaña de calabaza? Escalera de color.

Siguiendo la gama cromática, la nuez moscada encaja tan bien con la patata que es el condimento que saboriza la masa de los ñoquis y el puré con el que se montan unas patatas a la duquesa y, junto a la pimienta blanca, le da distinción a una fondue de queso para mojar pan sin fin.