<- Especias
Albahaca en hojas - 15 g

Albahaca en hojas - 15 g

El Amasadero Valoraciones con ekomi.es
Código de producto: 950
1,80 €
2,00 €
En stock: si

Cada vez que alguien prepara un pesto genovés con albahaca seca, muere un gatito italiano. ¿Qué necesidad hay de maltratar la receta cuando esta versión de la hierba tiene tantas otras aplicaciones que no son un insulto a una de las tradiciones gastronómicas más universales?

La albahaca es, en efecto, la piedra filosofal de esta salsa majada tan deliciosa como maltratada. Pero fresca. ¡Fresca! En su versión deshidratada, esta planta pierde parte de su frescura herbácea, atenúa su potencia y acentúa su aroma dulzón, que en este formato se conserva durante meses en perfecto estado de revista.

Una de las formas más sencillas de recurrir a esta hierba es en sustitución del orégano, ya sea en patatas o tomates horneados, en una escalivada o en berenjenas o calabacines rellenos; por esto de diversificar y también porque el dulzor que aporta equilibra las notas ácidas de la salsa de tomate que suele acompañar estas preparaciones. Huelga comentar, pues, lo bien que irá en una boloñesa –o salsa di ragú, como la llaman, por complicarse, en Bologna– en una marinara o en una arrabiata algo bastarda.

Sacrilegio en la cocina

En la sección de cocina para principiantes, podemos agregarla a la mayonesa, o al queso crema, que se usa para dar jugosidad a un sándwich y convertir el triste bocadillo de “monyork” en un bocado digno. Y si tenemos un poco más de maña, veremos que es buena idea incorporarla en el empanado de unos filetes, en un guiso de pollo o en cualquier salsa a base de nata y champiñones.

Espectacular si se añade a la masa de una pizza, unas galletas saladas o unos panes de ajo antes de hornear, también podemos –cuando nadie nos mire, eso sí– añadir una cucharada para “italianizar” un paté de alcachofas, una olivada o un pesto de tomate seco, conocido en aquellas tierras como pesto siciliano o pesto rosso. ¡Anatema!


Nuestras recetas con este producto