<- Especias
Matalahúga (anís verde en grano) - 40 g

Matalahúga (anís verde en grano) - 40 g

El Amasadero Valoraciones con ekomi.es
Código de producto: 304
1,95 €
En stock: si

¿Alguien se acuerda de aquellas desagradables bolitas de anís que nuestras tías abuelas nos colaban por caramelos? Tan del siglo XX... Lo cierto es que, superado el trauma, aquel recuerdo dulzón tiene un regusto antiguo que devuelve un poco a la infancia y conforta.

La “culpa” de ese viaje en el tiempo la tiene el anís verde o matalahúga –también llamado matalauva–, responsable del sabor característico de muchos de los postres de nuestra niñez (y de los lingotazos de nuestra adultez). Dulces, muy dulces, las semillas de la Pimpinella anisum son parte esencial de la repostería tradicional ibérica en toda su extensión, desde l'Empordà –con sus buñuelos de Pascua– hasta las islas Canarias, donde aromatizan el tradicional frangollo –una especie de gachas a base de harina de “millo” y matalahúga– y las castañas guisadas en dulce.

"Nochebueno" todo el año

El recorrido por los postres de ayer, de hoy y de siempre tiene una parada obligatoria, o muchas, en Andalucía. De allí proceden las sevillanas tortas de aceite –también llamadas, por algo, tortas de anís– y de allí llegan también los Nochebuenos, primos granadinos de las primeras que llevan pasas o frutos secos en lugar de ajonjolí. Pero existen muchos otros bocados: buñuelos, pestiños, borrachuelos, gañotes y poleá comparten ese toque incomparable de las recetas sin moderneces.

Para el resto del año, la matalahúga puede servir para encumbrar un pan casero o para chulear de exotismo, preparando la mezcla de cinco especias china –junto con casia o canelaanís estrellado en polvo, pimienta de Szechuan y clavo de olor– o sustituyendo al hinojo en un curry bien dulce y picante.